Entradas

Mostrando entradas de diciembre, 2012

Caminando.

- Pero mirá, hay tantos caminos para elegir.
- No quiero creer que eso te frena. - No sé si me frena, pero me asusta. - ¿Vos creés en los errores? Osea, esos errores que se traducen en fracaso rotundo. - No sé todavía ni lo que creo. Pero si te puedo decir que hay errores que dejan consecuencias imborrables. - Imborrables en vos, la gente al otro día se olvida. En conclusión, se puede decir que el problema francamente sos vos. Y es lo que pasa cuando te subís al escenario, te equivocás, pero si seguís nadie se da cuenta. En cambio, si dejás el micrófono en el pie y te bajás del escenario quizás ese, definitivamente, sea el fracaso más grande que haya. - Bueno, elegí un camino entonces. - No te diste cuenta pero ya lo elegimos, estamos caminando.  - ¿Pero sabemos siquiera adónde va? - ¿Siquiera importa? El azar hizo que tus pies eligieran el camino mientras estabas conversando conmigo. Por algo debe ser. Sigamos y vemos. - ¿Y vos por qué estás acá? - Por lo mismo que caminamos este camino. Por qu…

Christmas Lullaby.

Imagen
El cristal de la copa se empaña y el vino vuelve a reposar. Una hebra suave de Sinatra sale del tocadiscos y acaricia las paredes del cuarto del geriátrico. A lo lejos, explosiones, colores y deseos de nochebuena. Una lágrima humedece las arrugas resecas de sus párpados, y dibuja una sonrisa abrazada por sus memorias. El anciano se meció una vez, dos veces más en la silla en la que quemó la tardes de los últimos años. Se abrió la puerta contigua, Hannah apareció del otro lado.

- Gastón, tiene visita.

Relamió la acidez que el vino le había dejado en los labios y los apretó con fuerza, cerrando también los ojos. Luego los abrió, y entre lo poco que distinguía pudo ver a Valeria. Como si el tiempo no hubiera tocado ninguna parte de su cuerpo. Fresca, intacta. Con sus cabellos castaños ondulando hasta sus hombros y sus ojos grises risueños.

-Feliz navidad, Vale, querida. ¿Viniste con el turrón alemán ese de siempre? Ya ves que es una bomba para mi diabetes nena.- Le dijo el hombre, mientras …

Indio.

El mundo va a empezar cuando la luna se desnude de su manto opaco y en la arena se dibuje la estela plateada del comienzo. Desvanecerá los cimientos de la hipocresía y la inpulcritud, y el ser humano aprenderá como hicieron en antaño a mirar más allá de lo que se ve. Regresará el asombro por las cosas ínfimas. Así como los ríos cambian su curso cuando llega el invierno y el viento sopla entre los malvones que perfuman la brisa invernal.

Hay de haber haberes que fueron.

Imagen
Tengo un planeta. Un bosquejo de rocas que colisionan sobre mi cabeza. Tengo dos estrellas, una en cada palma de la mano. Hay un universo que paga con nimiedades, que se notan cuando la noche es estática. Hay caos, hay lágrimas, hay sudor. Hay ojos mal expuestos y pestañas desprendidas. Hay manos que se entrelazan para un último adiós. O para un magno comienzo. Hay humo, hay sol, hay agua y contaminación. Hay silencio, hay ruido, unos hablan sobre otros y otros hablan sin razón. Hay cosas, que no quieren ser cosas y se echan a olvidar. Hay olvidos cubriendo recuerdos, en recuerdos que duelen y dolores que matan. Días que traen días ganados. Hay años, siglos, milenios. Hay un giro constante de acontecimientos plegados que confunden al destino. Hay ética y hay azar. Minutos que se queman en la hoguera de la monotonía. Hay escepticismo y religión. Hay blanco y negro. Hay gris. Hay ilusionistas y buscadores de la verdad. Hay quién cree que todo está perdido. Hay quien quiere volver a empe…

Hay una luz.

Se perdió entre gotas de aguarrás la pintura que alguna vez se vio, Pudo haber terminado conmigo y con mi júbilo tu melancolía, pero es que nada pareciera ser lo que fue, y más cuando en el olvido se barajan amarres de tu vida.
Te vi con cada gesticulación y noté tus labios cansados, es que las palabras arden al salir de tu boca y la resecan, y te embriagaste para denotar una alegría, que si bien existente o no, te acomoda la cabeza.
Pero las volutas de humo caen sobre la ciudad en la tarde de hoy, y tu espera se hace parte de la cicatriz que ya no te duele, las despedidas nunca fueron tu fuerte y lo sabés bien, siempre te queda una canción en el stereo para que consuele.
Hay una luz, hay una luz hay una luz, hay una luz
Hilos de música se desprenden de tu sombrero de ilusión, es que es parco el anochecer en verano, y se hace difícil tomar una decisión, cuando las historias terminan y el mundo ya no está entre tus manos.
Pero yo te puedo mostrar el sol, sólo si me lo pidieras, si en un difuso sueño tu …

Madagascar.

Imagen
Quise por todos mis medios escribirte un soneto estúpido, pero es que a veces no sé si cabemos los dos, impía como es la fe de tu locura, difundiendo tu sabiduría pasional con premura.
Y yo nunca dejé de ser un básico mortal, que se dejó confundir por tu omnisciencia, ¿pero qué me podés prometer?  Si ya lo he visto todo y no he cambiado nada.
Pero es que hoy me tenés tan endeble, que se me acabaron las líneas poéticas, y a tu antojo me enloquece ser tu marioneta, sin piedad, con suavidad pero sin ética.
Lo idóneo y lo incorrecto, me llama desde adentro y quiere salir, y sos una Medusa de bajo standard, pero yo un Perseo sin cuchillo ni espada.
Condenado a mirarte todo el tiempo, olvido que es tu arma mortal, es que ahí en la almohadilla de tus labios, pude jurar haber llegado a otro mar.
¿Y si yo te condeno con mi canción? Si te canto despacio buscando embrujarte, un embrujo de voz, enclaustrados entre paredes de humo y botellas de ron.
¿Y si la noche se vuelve loca y adelanta el amanecer? Somos dos almas vag…

Elope with me miss Private, and we'll sail around the world.

Imagen
Todavía quedaba una mancha de té seco sobre el borde de la taza, algunos minutos de sol entre las nubes anaranjadas y un olor a césped húmedo que viajaba con el viento haciendo sonar una sinfonía onírica estival. Esa tarde habías regresado, te miraba cada tanto para asegurarme de que no eras un engaño de mis deseos de verte. Recostada, con tu cabeza en mi pecho.

-Tendrías que haberlo visto, el tipo tocaba como los dioses. Y después me dejaron tocar una pieza con el bandonéon, pensé que no me iba a acordar. Pero apenas lo agarré y lo estiré un poco fue como si todo volviera a mí. Bueno, y París... es... vos sabés lo que es, lo conociste.

- Decimelo igual.

- Es como si cada edificio se hubiera materializado de una composición de Strauss. Todo en su toque artístico justo, y todo así unido como si enserio cada ladrillo fuera la nota de un pentagrama. París es una canción, y se escucha en el aire. Es imposible no enamorarse de todo. Por eso me tardé tanto en venir, pero no podía con mis ganas…

Bed of nails.

Imagen
Soñé a través de tus pupilas cuando la luna se posaba en tus párpados y los cristalizaba. Fueron tus ojos, un portal, todos mis sentidos. Eran tan tuyos, y eran tan míos.
 Eran cuentos no contados originados de libros nunca escritos.
De notas de chocolate en gajos de limón. El amor y el odio compartiendo el mismo hilo. La pulcritud en mañanas de sábanas blancas y la noche en descuidos. Pones tus labios con los míos, como agua fresca en gargantas agrietadas. En las palabras que se pierden cuando la voz no alcanza.
Difuminados, lejos en el paraíso. Perder el paso, caer, levantarse, amar.
 Morir.
Y morir de nuevo, entre tus dedos. Subir por tu palma. Quiero aliento.
Quiero dejar de querer. Pero la luz no me deja, esta luz no me deja. Y sólo me dejo ser, me dejo ser cuando ya no quiero querer. Trazando un mapa en las estrellas para llegar al mañana, y el mañana está a solo unas horas del ayer.
 Grabar en un deseo la frase final: 
Juro que me iré, cuando ya no te queden otras salidas que enseñarme…