Entradas

Mostrando entradas de junio, 2012

Guirnaldas

Imagen
Resuena la rima que una vez tejí, en hilos de tiempo, son líneas y espirales que no cesan en mí, y la noche está rebelde entre tus dedos
Se enrollan como guirnaldas de navidad en mis pensamientos, fragmentos de lo que alguna vez fue homogéneo, y así se desgasta y se erosiona, suave y sutil, más bien eterno


Flotando en las aguas de la memoria, hoy me encontraste sensible, retorcido, no pido que entiendas, ni a mí ni a lo que escribo
Un cocktail dulce y espeso de sentidos, que bebo para embriagarme de tonterías, olvidar lo real por un momento, pintar el ocaso en tiñe de cursilerías
Y ser yo por completo, ser yo en verdad, un ser sin techo, ser yo en libertad, cristalizo mis sueños, ahora puedo respirar, ahora estoy entero.

Zig-Zag

Distante te ves, como una sonora borrasca, helada fragilidad la que rodea el limbo, en el manto de esta noche, tapizada en cueros sencillos
Tal vez podrías acercarte,  hoy me siento algo perdido, y de mi boca brotan calumnias, mensajes difusos sin procesar
Cuesta creer que volvemos aquí, después de tanto buscar, la trizada señal que me envías, no es plana, ni concreta, y me confunde
Pero de confusiones sabés mucho, claro está que alguna que otra vez te lo hicieron probar, y ahora es como si fuera tu costumbre, una necesidad
Y yo vivo enredado, y vos vivís recitando, palabras poéticas que improvisás, para ver cómo pico el anzuelo, hay algo en mí que te debe impresionar
Son frases de terciopelo rojo, que me arrullan los sentidos, me provocan a descolocarme, me incitan a desnudar la glacial verdad, y quemarme vivo en mis ganas de comandarte
Pero no tengo herramientas pues creía mi mente una fortaleza, y ya es tuya, completamente de tu propiedad, así me vas conservando, así terminé siendo uno más
Y al final fue tu e…

Ausente Descaro

¿Cuántas veces te habré visto ahí? Con tus cuadernos bajo el brazo derecho, una cinta en el pelo y tu sonrisa especial. Abrirte paso entre la gente, apurada, pues tus segundos siempre fueron tan milimétricamente explotados como los míos. Quizás te he visto más veces que a mí mismo, de algunas te diste cuenta y en otras fui veloz para que no me vieras. Con mis ideas traspuestas, pálpitos golpeando las venas de mis muñecas y estúpidos gestos de indiferencia mal forzados. En esos días en los que me poseo por un coraje extraño, me quito la máscara y dejo que me veas; y en cuestión de segundos tengo tus brazos rodeando mi cuello.                 Como siempre, el tiempo nos gana de antemano y la distancia es su cómplice, quizás tu “inocencia” también sea parte de ese plan maestro de frenarme cuando tomo el impulso. Cuando te rozo “sin querer” la mano y me destruyen las ganas locas de tomarte de ellas y correr. Correr mientras te desprendo el maldito reloj para sacarnos el tiempo de encima. L…

Ya sé que te puedo dar que nadie puede: total y completa dependencia.

Imagen
"Enredado en cables, estoy al filo de la resignación, debe ser el hábito de esperar que algo quiebre el unísono."


Lo vi venir

Y gozas con la vorágine de ideas que nacen de mí que son rojas y ámbar, son eruditos sin razón, sin libros ni compendios. Entenderte es una aventura, una odisea para el que jamás viajó. Fuiste poco en lo remanente del viento, la nácar esperanza en un veteado crisol. Si te bebieron únicamente los osados, fue para no envenenarse en el contento del día. Ellos se reencontraron con su monarca: la perdición. Y la tuya, sos vos.

Música

"El tipo puede hacer cualquier cosa para ser distinto, pero hay una cosa que no puede cambiar, ni él, ni vos, ni yo, nadie. Mirame a mí soy un tipo jóven, tengo un buen laburo, una mina que me quiere, y como decís vos: me sigo cagando la vida viniendo a tugurios como éste. Más de una vez me dijiste ¿por qué estás ahí? ¿Qué hacés ahí? Y sabés ¿por qué estoy ahí? Porque me apasiona. ¿Te das cuenta? El tipo puede cambiar de todo, de casa, de familia, de novia, de religión, de dios. Pero hay una cosa que no puede cambiar: 
No puede cambiar de PASIÓN."


-El secreto de sus ojos-

Los versos cada vez se empeñan en ser más inconstantes, se están transformando en vos.

Imagen
Si pudiera volver un septiembre hacia atrás en el tiempo te diría tantas cosas. Esas de las que uno se percata cuando cierra la noche y se arrepiente en la mañana. Si pudiera volver a aquel día, entendería tus reacciones y tu falta de predictibilidad. Si pudiera volver a aquel día, quizás te ayudaría en tu poema mientras te soplo flores en la cara. Si regresara a aquella tarde, te dedicaría la canción más simple y no me intimidarían tus elogios al escucharme cantar, por que te lo cantaría a los oídos. Como aquella vez cuando ya era tarde y sólo nos rodeaban las luces de la ciudad.                 Si pudiera volver, te mostraría el mundo de mil maneras. Sacaría amor del desastre. Sabrías que no es álgida la espera y que todo sigue el curso del espíritu.                 Y si al final nos quedaran cosas por decir las haríamos poesía, para leerla cuando ya no nos quede nada, cuando el viento se haya llevado las cenizas de esta hoguera que siempre estuvo entre el fuego y la leña. Encendida e…

Cuando la irracionalidad se hace poesía

Armar el rompecabezas, de la realidad que anida en tu mirada, con pocas palabras la expresión perdida, en vientos de cristal y soles vacíos, luces que no iluminan ni dan calor.
Fuiste y serás gota de lluvia,  certeza en la duda, y tu boca un espejismo ávido de confusión.
Resuena la poesía en la magia del diluvio, el cielo se torna gris, un paisaje endeble de un invierno que lo es aún más.
Y cuentas las voces en tu cabeza, la hilera de memorias que vienen y van, fotos perdidas de un álbum lleno de polvo, un monumento al pasado, rezagos de un olvido que toma forma de recuerdo y refresca la entidad.
La gracia de volar, en las astas de un pájaro divino, un amor leído en prosa, lo cruel de la nieve y el sabio, ese que perdió todo en la vida, menos la voluntad.
Lo poco que se fue en el segundo que llegó, donde nunca hubo nada fuiste y serás por siempre belleza, y ella en vos, en cada uno de tus trucos, en cada palabra del corazón.
En cada palabra del corazón.

Es tarde y todavía hay luz

¿Qué sabrás de vivir, de respirar, morir, sentir, creer? ¿Qué sabrás de sonreír? Si te volteas cada vez que sientes pánico. ¿Qué sabrás del miedo? ¿De amar, así, sin circunstancias ni rodeos? Amar como te aman los segundos cuando rompes tu silencio. ¿Qué sabrás de esta ciudad, y de su gente? ¿Qué sabrás del invierno y su reciedumbre, del tiempo y de los años? Si tus manos no conocen la mordaza de la sujeción y tu cabeza se dio a luz en la libertad. No, solo haces una cosa:

Alegrarme mi plena existencia, existiendo.

Make me Smile

Yo: Quiero verte. Bueno, de querer quiero muchas cosas. NECESITO verte.
Ella: Yo quiero que me veas, necesito que necesites verme.
Yo: Me hace falta tu voz, tanto como a vos querida te hace falta mi guitarra.
Ella: Te hace falta mi música, por que te hacía feliz. Por que cuando chocamos las miradas hubo éxtasis.
Yo: Quiero éxtasis.
Ella: Yo te quiero a vos.
Yo: Sos mi droga, la nimia adicción que entra en mí y me hace vibrar.
Ella: Sos infinito y yo no soy eterna.
Yo: Un perturbado y vos muy cuerda.
Ella: Mejor, te amo más en tu locura.
Yo: ¿No te cansa?
Ella: Te amo más.
Yo: Yo lo hago a pesar de que seas tan racional.
Ella: ¿Eso lo hace más verdadero?
Yo: Decime vos.
Ella: No, siempre es verdadero sea como sea. ¿O no?
Yo: No te conozco de otra forma.
Ella: No sé qué me da mas frío si el aire o tus respuestas.
Yo (río): Me reducís.
Ella: Que poca confianza te tenés.
Yo: Si, confío más en vos que en mí mismo.
Ella: ¿Por qué?
Yo: No sé, soy inconcluso. Quiero completarme con vos. Ya ves lo que te necesito.
E…

Corazón de Plástico

Imagen
Pavor al tiempo, cada segundo que se vuelve sometimiento y cada hora un ladrillo más. Ser el bufón de la corte y la suerte mi alteza. De un reino santificado en lo profano y en el que se tricen tus resistencias y te dejes confluir, siendo yo el surco de tu desliz y los ojos de tu conciencia para ver el mundo con vos. Y quizás en el reflejo de tu alma aparezca mi rostro y por fin confieras que es posible que no haya otra manera de ser más que de a dos. Porque así estás bien para mí, ninfa de la imperfección con ojos mal delineados, pelo despeinado y un rápido y asequible rouge.             Sos una estrella de Rock y tus ojos, oscuros, como un vinilo de los 70. Tus respiros el solo de una Les Paul y tu aroma una fantasía de bar irlandés. Yo soy el que se queda mirando, esperando tu señuelo para atraparlo con gusto y dejarme maniatar por tu temperamento, pues tu subversiva entidad me amedrenta.             Sos una diva de la indisciplina y yo un sumiso en busca de acción. Puede ser que a…

Palabras Prodigiosas

Imagen
El cuarto de hora se derrite en un café, Umbral de rúbricas y gritos de reloj, Es una sinfonía de penumbras, En la que te gusta brillar cuando no hay sol.
Pero soy solo un problema a resolver, De vez en cuando tiendo a enervarme, Con las palabras prodigiosas del recelo y la frustración, Termino siendo inconsolablemente más terco de lo que soy.
Pero hoy estás tan hermosa, tan acorde a la visión, Sos una quimera colocada en el sueño de una flor, Que de entre tantas ilusiones la realidad cegó, Ahora solo encantas a los hombres con tu sublime tenor.

Y en el paraíso del fin de las cosas, Me senté a tocar tu canción, Quisiste demostrarle al mundo, Que podías ser más que la ofuscación.
Ser el olvido, la culpa y el perdón, El velo de la divinidad, el comienzo y el final, Sueño de un músico bohemio que quiso cantar, Y olvidó lo osado de redimirse a una pasión.

Need a little time to wake up!

Imagen
"Tomorrow never knows what it doesn't know too soon"

Loch Leven

Imagen
Escrutadas de los silencios sus palabras perdidas en la niebla, y con ojos cansinos buscaba enfocar su mirada más allá de la luz. El cielo plomizo, el aire helado, las puntas de sus orejas y nariz adormecidas y sus manos en el sobretodo. Alguna que otra gota de lluvia que se atrevía a despeñar y dar lugar a las primeras precipitaciones de noviembre, y una lágrima que caía al agua para formar parte del Loch Leven infinito. Un poco de todo, y mucho de nada. De lo que le había quedado como souvenir del tiempo ensalzado por el resabio a décadas en su boca, muchas que fueron sublimes y muchas otras para olvidar.                 A lo lejos un bote de pescadores, socavados por el frío. La imagen digna de un Ruysdael, como más le gustaban a él, y aunque sus huesos pesaban se sentó en la roca, abrió el lienzo, sacó su pincel, cargó la paleta de colores y se dejó dominar por su estro.